Gastritis crónica

Cada día los seres humanos deben ingerir una serie de alimentos que son necesariamente procesados en el aparato digestivo para poder ser aprovechados por nuestro organismo.

Tal es la importancia de esta parte de nuestro cuerpo, en la cual suelen frecuentar una serie de enfermedades tales como la gastritis crónica y la úlcera gástrica. En este apartado nos encargaremos de abordar todo lo referente a la primera de estas mencionadas afecciones.

¿Qué es la gastritis?

Es una enfermedad que se produce cuando, debido a múltiples causas, la fina capa de mucosidad que recubre todo nuestro estómago se ve gradualmente afectada y no cumple la labor de proteger a este órgano tan vital de todos los jugos gástricos que intervienen el proceso de la digestión de las comidas.

Entonces, lo que sucede es que este revestimiento que cumple una función tan importante tiende a inflamarse, dejando de cumplir su principal labor protectora.

Ciertamente, este tipo de enfermedad puede mostrar diversas maneras de hacerse presente en el cuerpo humano. Es así como se pueden identificar distintos tipos de gastritis van a diferenciarse bien sea por la forma en qué procede, el alcance que ésta tenga y la manera en la cual se da la misma.

En este sentido, se reconoce a la gastritis crónica como aquel tipo en el cual la enfermedad se va desarrollando de manera muy lenta. De hecho, una de las características más peligrosas de este tipo de gastritis es que no genera mayores síntomas sino hasta que ya la afección ha logrado asentarse.

Gastritis-crónica

¿Cuáles son los síntomas de gastritis crónica?

Es importante saber que las gastritis crónicas que no presentan síntomas no requieren de un tratamiento.

Sin embargo, en aquellas personas donde sí se presentan los síntomas el tratamiento debe recetarse de manera muy personalizada. Para estos casos, lo más recomendable es eliminar de la dieta todos esos alimentos que pueden ser catalogados como irritantes.

Entre éstos tenemos todo lo que son los picantes, comidas condimentadas, alimentos rebozados y fritos, y en general las comidas pesadas.

También es importante que estos pacientes se encuentren totalmente privados del consumo de tabaco y bebidas alcohólicas, en especial, la combinación de ambos elementos.

A grandes rasgos, sea cual sea la causa que la provoque, los síntomas que se presentan con la gastritis crónica no difieren en esencia de los que presenta la gastritis aguda.

De hecho suele ocurrir que en muchos casos puedan pasar desapercibidas solo siendo diagnosticada única y exclusivamente con las pruebas específicas.

No obstante, se debe tener precaución cuando es recurrente un dolor en lo que comprende la zona del estómago, específicamente en la parte más superior del abdomen, a lo que también se le suele denominar “la boca del estómago”.

También, suelen darse algunos casos en el que el dolor se desplaza hasta un poco hacia la parte derecha, coincidiendo con la zona donde se encuentra el hígado.

Existen otros casos más severos donde el dolor es acompañados por algunas nauseas, pudiendo ocasionar que el paciente tenga que vomitar lo que ha ingerido por última vez.

para diagnosticar la gastritis crónica

¿Cómo diagnosticar la gastritis crónica?

Para poder realizar un efectivo diagnóstico de la gastritis crónica, el médico al cual asista, deberá solicitar la realización de una gastroscopia. Este estudio hará que sea posible observar algunas señales que son muy características cuando se presenta una inflamación de la mucosa.

En este sentido, se podrá ver si evidentemente se presenta un aumento de tamaño conforme a sus pliegues. Así como también, se podrá ver si hay un enrojecimiento de la mucosa que tiende a volverse nodular.

De hecho, este examen es tan importante que mediante diversos métodos, se puede llegar a identificar si se está bajo la presencia de la bacteria H. Pylori cuando se esté realizando este estudio antes mencionado.

Sin embargo estos no son los únicos métodos, sino que el diagnóstico de la gastritis crónica también es de tipo histológico, por esta razón es totalmente necesario la recolección de algunos pruebas cuando se esté realizando la gastroscopia.

Esto con la finalidad de que se puede observar con la ayuda de un microscopio si efectivamente se han dado unos determinados cambios en la mucosa del estómago.

Ahora bien, es importante que estos procedimientos que hemos mencionado se realicen de manera rigurosa. Esto debido a que es importante realizar un efectivo diagnóstico diferencial con otras enfermedades muy parecidas como lo son: la hernia de hiato, pancreatitis crónica, úlcera duodenal o hasta el mismo síndrome del intestino irritable.

causas-de-la-la-gastritis-crónica

¿Cuáles son las causas de la gastritis crónica?

A grandes rasgos, la gastritis se suele dividir por varios aspectos en gastritis crónica y gastritis aguda.

Sin embargo, conforme a las causas que la generan no se encuentran mayores distinciones, siendo las mismas tanto para la aguda como para la crónica, siendo lo único que las diferencias la prolongación que estas tengas conforme a cada tipo de gastritis.

Entre las causas más frecuentes a nivel mundial tenemos el hecho del consumo de los AINES, o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. En muchos casos estos medicamentos se usan de manera desmedida y sin ser acompañados por un debido protector gástrico.

Otra de las causas muy frecuentes en todo el mundo es el hecho de resultar infectados por la batería que lleva por nombre Helicobacter pylori. Esta bacteria tiene la capacidad de contaminar lo que se conocer como “apetito gástrico”.

De hecho una de las cosas que más sorprenden de este microorganismo es la gran capacidad que tiene se sobrevivir en un ambiente tan hostil debido a los jugos gástricos que intervienen en el proceso de la digestión de los alimentos.

Pero estas no son las únicas causas, sino que también la gastritis crónica es generada gracias a la presencia de una Anemia perniciosa. En este sentido, este trastorno refiere sobre un proceso autoinmune el cual suele generar un tipo de anemia que se identifica como megalobástica.

Esto debido a que gran carencia de vitamina B12, aunque esta es causada de manera general por las gastritis atróficas.

¿Cómo tratar la gastritis crónica?

Ciertamente, dependiendo de cuál haya sido la causa que le provocó al paciente esta enfermedad, el doctor tomará una serie de decisiones para así abordar el problema de la manera más óptima.

En este sentido, si no se da la presencia de los síntomas que hemos mencionado entonces no se precisa de un tratamiento. Ahora bien, si se ha detectado y evidenciado la contaminación por causa de la bacteria helicobacter pylori lo que se estila hacer es recetar un tratamiento con antibióticos con el objetivo de exterminarla del organismo.

Así mismo, también se suelen recetar diferentes antiácidos, con el fin de que ayuden a neutralizar o bien disminuir todo lo que se pueda los estragos que genera el ácido gástrico en el estómago.

Ahora bien, si lo que ha detectado es la presencia de una anemia perniciosa, lo que se estila hacer es recetar un tratamiento que consista en la administración de la vitamina b12.

Hay muchos remedios caseros que también suelen ser utilizados. Uno de ellos es el hecho de rayar una papa cruda y tomar el zumo o juego que salga de ella en ayuna. Esto tendrá un efecto relajante y calmante en nuestro estómago.

No Comments